ALCAÑIZ

·De azur, castillo de oro acostado de dos cañas de sinople, en punta de oro cuatro palos de gules.

Alcañiz es una de las poblaciones más vitales de Teruel, situada entre el Maestrazgo y el Bajo Aragón, próxima a las vecinas provincias de Zaragoza, Huesca, Lleida y Castellón. Pero no hay que engañarse puesto que en la comarca que rodea Alcañiz encontraremos de nuevo esa paz y esos rincones bucólicos llenos de soledad y pintoresquismo que se presuponen en la provincia de Teruel.

Los dos centros monumentales de Alcañiz son, sin duda, su Plaza Mayor, con sus monumentales edificios del Ayuntamiento y la Lonja, además del magnífico conjunto arquitectónico, escultórico y pictórico medieval que es el Castillo de los Calatravos.

Monumentos de Alcañiz

Plaza con la Lonja y el Ayuntamiento

La Plaza Mayor (Plaza de España) es el centro comercial de la vieja villa y uno de los rincones más bellos de Teruel.

Presenta dos edificios adosados de singular importancia y hermosura como son La Lonja y el Ayuntamiento.

La Lonja es de estilo tardogótico y del primer renacimiento, obra del siglo XV y XVI. El edificio se comunica con la plaza mediante un pórtico abierto por tres altos y espaciosos arcos apuntados y encima una galería corrida de arcos de medio punto que apoyan sobre columnas toscanas y de tipología renacentista.

El Ayuntamiento de Alcañiz está adosado a la Lonja y hace esquina con ésta. Es un precioso edificio del primer renacimiento español y muestra un atractivo juego de pisos adornados con vanos de arco de medio punto y adintelados, además de columnas y frontones clasicistas.

Excolegiata de Santa María la Mayor de Alcañiz
Muy próxima a la citada Plaza de España, encontramos el gran edificio de la Excolegiata de Alcañiz, que fue originalmente un edificio gótico de tres naves y girola.

De ese edificio medieval sólo se conserva la torre campanario, pues en 1736 se reconstruyó en estilo barroco con cierta similitud arquitectónica con El Pilar de Zaragoza, presentando tres naves de igual altura separadas por grandes columnas de sección cuadrangular aunque muy molduradas y redondeadas. Las bóvedas son de medio cañón menos la cúpula del crucero. También dispone de capillas laterales.

La fachada principal es monumental por su envergadura y ejemplo del amor del barroco por las curvas sinuosas. Está compuesta por el muro, la portada y dos torres laterales.

El muro adquiere relieve y dinamismo gracias a las pilastras dóricas y corintias rítmicamente adosadas.

Luego, bajo un arco semicircular aparece la puerta propiamente dicha con profusión de esculturas, relieves, columnas salomónicas, etc. En las ventanas, óculos y cornisas vuelve a imponerse la línea curva y el efecto de claroscuros tan querido por este estilo arquitectónico.

La torre gótica citada al principio se encuentra un tanto empequeñecida por los enormes volúmenes barrocos erigidos junto a ella. Por eso, lo mejor es contemplarla desde el mirador de la Glorieta de Valencia, en la cuesta que nos llevará al castillo.

Muestra este antiguo campanario una gran severidad de formas que le confiere elegancia y armonía.

Tiene cuatro pisos con ventanales muy apuntados e impostas que anillan todo el perímetro. Es de planta cuadrada, aunque con las aristas achaflanadas.

Castillo de los Calatravos
El castillo de los Calatravos, en la loma de Pui Pinos, es el otro referente monumental fundamental de Alcañiz y domina toda la ciudad.

Es un convento-castillo de la Orden de Calatrava erigido inicialmente en los siglos XII y XIII, por lo que hay partes románicas y otras góticas.

La parte románica es la capilla o iglesia del castillo-convento. Esta capilla es de forma rectangular, testero plano y abovedada con bóveda de medio cañón ligeramente apuntada reforzada por arcos fajones que apoyan en columnas con capiteles que muestran cabecitas humanas.

La puerta occidental es un noble ejemplar de arquivoltas de medio punto con columnas cuyos capiteles son lisos.

Tiene esta iglesia otra puerta también románica, más pequeña, que da acceso al pequeño claustro que, como la torre, es obra gótica.

Desde el punto de vista artístico, el castillo-convento de los Calatravos de Alcañiz tiene gran importancia, al margen de la arquitectura, por su excelente colección de frescos murales del llamado gótico lineal (primera mitad del siglo XIV) sobre escenas de conquistas realizadas por Jaime I el Conquistador. También, en la sala inferior de la torre, junto a la puerta de ingreso hay pinturas religiosas con escenas de la Pasión de Cristo. Se conservan especialmente bien las escenas de la Última Cena y la Crucifixión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies