Archivo de la categoría ‘C’

Cuesta


Que significa el apellido Cuesta
Apellido del género toponímico cuyo origen no se circunscribe a un sólo lugar, sino que se reparte en antiguos asentamientos en Santander, las montañas de León y determinados lugares de ambas Castillas. El linaje es muy antiguo de notorios hijosdalgo que posteriormente, se extendió por la Península y muchos de sus miembros participaron activamente en la Reconquista de Andalucía, varias ramas del apellido Cuesta pasaron al Nuevo Mundo en especial a Méjico. En ocasiones, Cuesta lleva delante un patronímico, como en el caso de los García de la Cuesta, los Gutiérrez de la Cuesta, etc. o, contrariamente posterior como los Cuesta del Monte, Cuesta de Alvaro o Cuesta de Mercadillo. Los de este último apellido, Cuesta de Mercadillo fueron Señores de la casa solariega de Liérganes, en Santander. De esta Casa fue el primer Señor Mayor don Andrés de la Cuesta Mercadillo que dejó varios hijos, uno de los cuales, don Juan de la Cuesta pasó a Méjico, donde desempeñó el cargo de Alcalde Mayor de Nombre de Dios en el año 1.708, al igual que hizo su hermano don Diego, que ostentó el mismo cargo en la población de Huejotzingo, en el año anterior al citado. Varios de los miembros de este ilustre linaje militaron en las filas de las diversas Ordenes Militares, predominando entre ellos aquellos que pertenecían al ejército (tenientes coroneles y capitanes). El rey Fernando VII, siendo el año 1.824, creó el título de Conde de la Reunión de Cuba para otorgárselo a don Santiago de la Cuesta y Manzanal Comendador de la Orden Americana de Isabel la Católica. La hija de este monarca la también Reina Isabel II, otorgó, a su vez, el Marquesado de Velero de Urría a dona María de las Mercedes de la Cuesta, natural de la Habana, en 1.852 como premio a las actividades que esta dama llevaba a favor de la beneficencia. En la Sala de Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid se conservan numerosos litigios llevados por los Cuesta durante los SiglOS XVI, XVII, XVIII Y XIX, en solicitud de reconocimiento de nobleza y limpieza de sangre.

ARMAS:

En campo de gules, cuatro fajas de oro cargadas cada una de dos aspas de gules colocadas en los extremos de cada faja. Bordura en oro con ocho bezantes de gules.

Significado del apellido Cuesta:Terreno en pendiente del Latín Costa

Personajes ilustres, deportistas, famosos y populares que ostentan este apellido:

Raimundo Fernandez Cuesta, abogado, amigo personal de Jose Antonio Primo de Rivera y Ministro de agricultura con Franco
Iñigo Cuesta Lopez de Castro – Ciclista Burgos 1969

¿Te gustaria tener el escudo de tu apellido y enmarcarlo?. Haz click en la imagen y consigue gratis tu apellido para imprimir

Cifuentes


Que significa el apellido Cifuentes
Parece ser que este apellido fue tomado de cierto lugar que había en las proximidades de Braga y a la que llamaban “de las siete fuentes” y es de ahí de donde parece que se tomó la palabra Cifuentes que era el nombre de una casa solariega vecina al referido lugar. El primero que tomó este apellido fue el Conde don Ramiro de Campos, Señor de la Casa de Cifuentes, cuyos descendientes se entroncaron con las ilustres casas de los Lara, Guzmán y otras de gran nobleza, fundando solares en diversos lugares de España, con preferencia en Sevilla, gozando de grandes preeminencias y distinciones. Siendo, pues, Braga, ciudad portuguesa, parece deducirse que el primitivo origen de este linaje fue lusitano.

Armas: Escudo de plata. Cinco armiños de sable. Bordura de gules y ocho aspas de oro.
Significado del apellido Cifuentes:: Municipio de Guadalajara

Personajes ilustres, deportistas, famosos y populares que ostentan este apellido:
Jesus Hernandez Cifuentes. Músico (valladolid 1966)
Cristina Cifuentes política del PP (madrid 1964)
¿Te gustaria tener el escudo de tu apellido y enmarcarlo?. Haz click en la imagen y consigue gratis tu apellido para imprimir

Casares


Que significa el apellido Casares
Se trata de un apellido de indudable origen vasco. La Casa Solar de los Casares figura ubicada en el término de Alza siendo considerada como una de las más antiguas. Muchos de sus miembros se trasladaron a San Sebastián, por lo que se llegó a decir que esta ciudad la “moraron” y “poblaron” los Casares. Líneas de este linaje, con toda seguridad derivadas del tronco primitivo pasaron a Vizcaya y a Santander, en esta última provincia a la villa de Toranzo. Según los informadores de este apellido, “Casares” significa en el idioma vasco “zarzal”. Líneas de este apellido pasaron a América estableciéndose primeramente en Méjico, con preferencia en Yucatán, en tanto que otras establecían su residencia en Guatemala. Desde muy pronto, los Casares intervinieron en la política y en la guerra, sirviendo tanto por mar como por tierra al rey don Alfonso VIII, junto con el que pelearon en la batalla de las Navas de Tolosa, en el año 1.212, citándose por su valor a dos caballeros de este linaje, don Juan y don Pedro Casares que formaban en las huestes de don Diego López de Haro, Señor de Vizcaya y así se atestigua en la obra manuscrita de Sebastián de Lisazo, Alguacil Mayor del Santo Oficio de la Ciudad de San Sebastián, obra escrita a fines del siglo XVII y que lleva por título “Nobiliario de los Palacios, Casas Solares y linajes nobles de la Muy Leal y Muy Noble provincia de Guipúzcoa”. Fueron numerosos los miembros de este linaje que llevaron a efecto probanza de Hidalguía y nobleza de sangre: Don Ramón Díaz de Rivera y Casares, ingresó en la Orden de Calatrava en el año 1.911, siendo natural de Madrid Don Juan Antonio Casares ganó la Hidalguía en San Sebastián en el año 1.764, don Juan Bautista Casares y sus hermanos, en Rentería, en 1.744. Ante la Sala de Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid acreditaron su nobleza de sangre varios miembros de esta familia, entre ellos don Lucas de los Casares. Don José de Casares y Armas, natural de Mérida (Yucatán) ingresó en el Real Seminario de Nobles de Vergara (Guipúzcoa).

ARMAS:

Escudo cuartelado: 1º y 4º en plata, un jabalí de sable andante, 2º y 3º en oro, una torre de gules.

Significado del apellido:Casares:Municipio de la provincia de Málaga en Andalucía al límite de la provincia de Cadiz.

Personajes ilustres, deportistas, famosos y populares que ostentan este apellido:

¿Te gustaria tener el escudo de tu apellido y enmarcarlo?. Haz click en la imagen y consigue gratis tu apellido para imprimir

Marilia Andres Casares cantante del duo Ella baila sola (Cuenca 1974)
Santiago Casares Quiroga, Político coruñes, galeguista, jefe del último gobierno de la República (A Coruña 1884)

Curiel


Que significa el apellido Curiel
Apellido castellano, originario de la villa así llamada en Valladolid, desde la que pasó a Burgos, fundando importantes casas solares. Más tarde, se extendió por el resto de la Península y pasó al Nuevo Continente, estableciéndose en el siglo XVI en Méjico. Se trata de uno de los linajes más antiguos de España y parece venir de la voz “jurí” árabe, transformada, al castellanizarse, en “curí” y más tarde en “curiel”. En la historia de esta familia se encuentran numerosos personajes que ostentaron cargos importantes en los sucesivos reinados. En Durango y en el Monasterio de San Francisco, se encuentran enterrados dos miembros prominentes de esta familia, con armas esculpidas en su sepultura.

Armas: En gules, una banda de oro engolada de dragantes de sinople. Bordura de gules, con ocho aspas de oro.

¿Te gustaria tener el escudo de tu apellido y enmarcarlo?. Haz click en la imagen y consigue gratis tu apellido para imprimir

Cueva


Que significa el apellido Cueva
Su origen, historia y hechos
Según López de Haro, en su “Nobiliario Genealógico”, el antiguo solar de esta familia fue en Castilla la Vieja, en la merindad de Campoo. Pero añade el citado tratadista, la más conocida de sus líneas, la más calificada y principal, fue indudablemente la que se estableció en Ubeda, cuando esta ciudad fue ganada a los moros de cuya línea procedió el famoso Beltrán de la Cueva, primer Duque de Alburquerque.

“Fue -dice López de Haro- uno de los más privados caballeros que tuvo el serenísimo rey don Enrique IV, y el que más secretos supo de su pecho. Don Beltrán de la Cueva, hijo de Diego Fernández de la Cueva, vizconde de Huelma, y de la Vizcondesa doña Mayor Alonso de Mercado, su mujer, vecinos y naturales de la ciudad de Ubeda, de quien hay memoria en la Crónica del serenísimo rey don Juan II, cuyo título de vizconde de Huelma, hubo su hijo don Beltrán siendo mayordomo de este príncipe don Enrique, al cual le fue tan grato, que de su muy larga y liberal mano recibió muchas y crecidas mercedes y estados con los más honoríficos títulos y prerrogativas que los gloriosos reyes, sus progenitores, acostumbraban a dar, según escribe Hernando del Pulgar en su “Claros varones” diciendo que este príncipe amaba mucho a sus criados, dándoles y engrandeciéndoles, de manera que lo vino a hacer conde de Ledesma, estando en su villa de Madrid en el año 1.472″.

En lo que se refiere al también genealogista don Francisco Piferrer escribe que: “fue tan íntima y estrecha la privanza que tuvo don Beltrán con el referido rey don Enrique IV, que no sabiendo este como enaltecerle y ensalzarle, con la debida anuencia del Papa Pío II, le nombró maestre de la Orden de Santiago.

Prevenidos ya los grandes y los prelados contra don Enrique, por sus desórdenes y debilidad, acabaron de disgustarse con este nombramiento y era inminente una cruel guerra intestina si don Beltrán no hubiese, generosamente, renunciado a tan alta dignidad, no por cierto por miedo pues era el más valiente caballero de su tiempo”.

Ciertamente se lee que en el año 1.480, sostuvo cerca de Madrid, una justa contra todos los caballeros de la corte de Castilla, saliendo vencedor de cuantos osaron medir con él sus armas.

Don Beltrán renunció a ser maestre de Santiago buscando la paz y el orden en el reino. Y por eso, el rey don Enrique en recompensa a su abnegación, lo hizo duque de Alburquerque. Esto es cuanto sobre este personaje escriben los tratadistas citados.

Pero guardan silencio sobre el episodio más importante en la vida de este caballero. Un hecho que, por la trascendencia que tuvo en la historia de España no puede, ni debe, silenciarse: y nos estamos refiriendo al episodio conocido como aquel que se refiere a Juana “la Beltraneja”.

Al morir el rey Enrique IV, la sucesión en el trono correspondió en línea directa a su hija Juana. Fue una princesa desgraciada cuyo nombre va unido al ominoso apodo de “la Beltraneja”.

Jurada como heredera del trono por las Cortes en el año 1.462, muy pronto se convirtió en la víctima de la lucha entre el poder de la Corona y la ambición de determinados nobles, encabezados por Juan Pacheco, marqués de Villena y Alfonso Carrillo, arzobispo de Toledo.

Estos dos personajes, basándose en los rumores sobre una supuesta impotencia de Enrique IV, hicieron correr la especie de que la princesa Juana no era hija del rey, sino de los amores habidos entre Don Beltrán de la Cueva y la esposa del monarca, la reina Juana de Portugal.

Fue una acusación que no presentó prueba alguna de su veracidad, pero sí lo suficiente para que Juana fuera rechazada como bastarda lo que, de acuerdo a la opinión de aquella nobleza, aliada con el arzobispo Carrillo, impedía su subida al trono.

Causa cierto asombro pensar que, los nobles castellanos no habían tenido el menor empacho en reconocer como rey a un bastardo, comprobado que además alcanzaba la Corona de Castilla mediante el regicio al asesinar con su propia mano al legítimo soberano, el rey Pedro I. Ahora, rechazaban a una princesa bajo el pretexto de la bastardía, sin existir pruebas que avalasen tal acusación.

El rey Enrique IV, también es verdad que no estuvo a la altura de las circunstancias, se mostró titubeante, sobre todo si se tiene en cuenta la presión que, sobre él ejercieron los dos anteriores citados personajes, el marqués de Villena y el arzobispo Carrillo, que llegaron a alzarse en armas contra él, apoyando a su hermano, el infante Alfonso.

En 1.470, la princesa Juana fue rehabilitada en sus derechos por su padre, el rey Enrique IV, pero la muerte del monarca impidió que Juana se afianzase en el trono. Casada con Alfonso V, de Portugal, desencadenó una guerra civil, en la que resultó perdedora, Juana rechazó la proposición que se le hizo de separarse del portugués y casarse con el príncipe Juan hijo de los Reyes Católicos. Para resumir: acabó obligada a ingresar como monja en el convento de Santa Clara.

En toda esta historia, subyacía la envidia que la nobleza sentía hacia don Beltrán de la Cueva, por el favor que el rey Enrique le hacía. A resultas de ello, Juana pagó culpas que seguramente no tenía, ya que lo de la bastardía jamás pudo probarse, pasando a la historia como Juana “la Beltraneja”.

Este apellido que está íntimamente ligado con Cuevas, es decir tan sólo los separa la “s” final, cuenta entre sus miembros numerosos caballeros que se hicieron famosos por sus hazañas.

Entre ellos, se cuenta de uno que enfrentado a trece moros, no sólo no se atemorizó ante la superioridad numérica de sus adversarios, sino que los embistió con tan singular arrojo que hizo cundir el pánico entre los sarracenos, hasta el punto que los venció a todos, dándoles muerte.

Es por esto, que esta rama de la familia, lleva escudo distinto al de Cueva: se trata de escudo de plata, con trece roeles de gules, en memoria del igual número de moros que mató el caballero que citamos.

En lo que a don Beltrán de la Cueva se refiere, sus armas fueron: Escudo cortinado: lº y 2º; de oro, un palo o bastón de gules. 3º; de plata, un dragón de sinople en ademán de salir de una cueva. Bordura de gules y ocho aspas de oro.

Las armas que aquí damos como correspondientes a este apellido, en el que señala Avilés en su “Ciencia Heróica”, al indicar que corresponde a las de los duques de Alburquerque y son: Escudo de plata y un losange de gules cargado de un castillo de oro, cantonado de cuatro leones rampantes de gules.

¿Te gustaria tener el escudo de tu apellido y enmarcarlo?. Haz click en la imagen y consigue gratis tu apellido para imprimir

Secciones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies