Archivo de la categoría ‘Órdenes religiosas y militares’

TOISON DE ORO

Esta Orden nació en una época en que la Casa de Borgoña se alzaba con gran fausto, orgullosa de su poder, pretendía convertirse poco menos que en árbitro de Europa. Felipe “el Atrevido” había recibido en feudo de su padre el rey de Francia, los Estados de Borgoña. Su hijo Juan, “el Intrépido”, o “sin Miedo ‘, hombre muy soberbio, se mezcló en todo tipo de rencillas habidas durante la regencia de Carlos VI y con motivo de la estupidez del rey, al que se le juzga históricamente como un imbécil total, y los desvaríos de la reina, contando con la fuerza de su bando creyó que había llegado el momento de quitar de enmedio a su competidor para el Trono francés, el duque de Orleans, alzándose con el dominio de Francia. Ocurrió que el delfín francés fue más listo que él (a pesar de que por entonces sólo tenía dieciséis años) y lo citó para celebrar una pacífica entrevista. Juan “el Intrépido” no sospechó la posible encerrona, lo que le costó la vida porque en el lugar donde debía reunirse con el delfín, este lo hizo asesinar en su presencia y a la luz del día, sin el menor recato e importándole muy poco que hubiera numerosos testigos del crimen.
Leer el resto de esta entrada »

TEUTONICA

Siendo el origen de esta Orden Militar las Cruzadas y originada por la atención que prestaron los caballeros teutones que en la misma participaron, entendemos que no está de más incluirla en la relación de dichas Ordenes que hemos venido desarrollando. Se trata de una Orden Religioso-Militar que en un principio fue conocida con el nombre de Caballeros Teutónicos del Hospital de Santa María de Jerusalén. La fecha de su creación se fija en el año 1.189, durante el asedio por los cruzados cristianos de la fortaleza de San Juan de Acre. Fue entonces cuando se elevó un hospital destinado para los cruzados teutones.

Ahora bien: en el año 1.198, los caballeros de esta nacionalidad se reunieron para estudiar y llevar a efecto, si existía acuerdo, la transformación del Hospital de Acre en una Orden Religiosa-Militar. Así se determinó, nombrandose a su primer Maestre, que fue Heinrich Walpot. El segundo paso fue la elección del hábito, decidiéndose que este fuera una túnica blanca con una cruz negra.
Leer el resto de esta entrada »

TERCIARIOS CAPUCHINOS

·Los Terciarios Capuchinos de Nuestra Señora de los Dolores, también conocidos como “amigonianos”, en recuerdo de su fundador, es una Congregación creada por Monseñor José María Amigó y Ferrer.

Nació este fundador en Masamagrell (Valencia), el 17 de octubre de 1.854, en un hogar de rancio abolengo cristiano, donde se crió en unión de sus hermanos Emilio, Julio, Genoveva, Josefa y Rosa. Contando diciesiete años, murieron sus padres y José María y sus hermanos fueron recogidos por un sacerdote que se encargó de su educación.

A esa edad, en la que otros muchachos entienden tan sólo de las cosas mundanas, se despertó un acusado interés por los problemas sociales, un interés que lo acompañó durante toda su vida. Convenció a algunos amigos para que lo acompañaran a la Escuela de Cristo y siguiendo las directrices que allí se impartían dedicó todo su tiempo libre a atender a los enfermos en los hospitales, a catequizar y alfabetizar a gentes de las barracas y a visitar y ayudar, en la medida de sus posibilidades, a los presos en la cárcel. Data de esta época su admiración y amistad con Gregorio Gea, fundador del Patronato Obrero de Valencia y gran impulsor de diversos programas católico-sociales que se fueron desarrollando en esta ciudad a partir del último cuarto de siglo XIX.
Leer el resto de esta entrada »

TEMPLE

Se trata de una Orden célebre por su poder y riquezas así como por su final, una terminación bañada de sangre. Fueron sus miembros dueños de innumerables castillos, fortalezas, tierras y villas, favoritos de los reyes y temidos por estos. Su establecimiento data del siglo XII, una época en que era costumbre entre los cristianos realizar una visita en peregrinación a Tierra Santa. Solían desembarcar en el puerto de Baifa y, desde dicho lugar efectuaban el camino por tierra hasta Jerusalén. Pero la ruta era muy insegura, plagada de bandidos y por esta causa la pérdida de la vida o la libertad eran, muy a menudo, el premio que los peregrinos obtenían por su acentuada fe. Por la época de referencia reinaba en Jerusalén como su soberano; el conde Balduino, hermano del conquistador de la ciudad Godofredo de Bouillón. En el año 1.118, nueve caballeros dirigidos por Hugo de Pays se presentaron ante el rey Balduino II, recién coronado, manifestando su deseo de asegurar la custodia de los peregrinos que iban a Jerusalén. El rey los aceptó cediéndoles, para vivir, una parte de su palacio situado en el emplazamiento del templo de Salomón. Ante el patriarca de Jerusalén, Gordond de Piquigny, efectuan los tres votos “pobreza, castidad y obediencia” y como ocupan el templo de Salomón, son llamados “los caballeros del Temple”.
Leer el resto de esta entrada »

SIERVOS DE MARIA

Fundada en el año 1.233, por siete Santos, en Florencia (Italia).

Los siete Santos fundadores de los Siervos de María tuvieron todos, por patria, Florencia. Cuenta la tradición, que los siete sintieron simultáneamente la llamada de la Virgen María y dejaron sus ocupaciones y negocios para dedicarse íntegramente a su servicio, retirándose al Monte Senario, para dedicar sus vidas a la oración y la penitencia.

La tradición indica que allí mismo la Virgen les dio el hábito, la regla, el nombre y el mandato de formar una nueva Orden dedicada a propagar el culto de sus Dolores. Fueron todos juntos canonizados por León XIII el 15 de enero de 1.888.

Uno de los primeros que entró en la nueva Orden de los Siervos de María, sería el que más tarde alcanzaría la Santidad. Se trata de San Felipe Benicio, nacido el 15 de agosto, en Florencia, en el año 1.233. Estudió en París, Medicina, Letras y Filosofía. Entró en la Orden como lego y elevado, por obediencia, a la dignidad sacerdotal se convirtió, con el tiempo, en el más ilustre propagador de la Orden, a la que ilustró con su ciencia, santidad, pureza de costumbres y milagros por lo que, en el Cónclave de Viterbo, después de la muerte del Papa Clemente IV, los Cardenales quisieron elegirle como Pontífice, pero él, para impedirlo, puesto que su humildad le impedía aceptarlo, se ocultó en una gruta del monte Amiata. Fue su deseo vivir siempre humildemente, lo que le hizo rehusar también el obispado de Florencia. Murió, en Todi (Italia), el 22 de agosto de 1.285. La única dignidad que aceptó fue ser Superior General de la Orden a la que rigió durante dieciocho años. El Papa Clemente IX lo canonizó en el año 1.671, celebrándose su fiesta litúrgica el día 23 de agosto.
Leer el resto de esta entrada »

Secciones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies