Category Archives: Órdenes religiosas y militares

SAGRADO CORAZON

La Congregación de los Misioneros del Sagrado Corazón fue fundada en una pequeña población francesa, llamada Issoudun, por un sacerdote de treinta años llamado Julio Chevalier, el 8 de diciembre de 1.854. En el año 1.880 se estableció en Barcelona (España) una pequeña comunidad y en 1.887 llevó por vez primera su presencia misionera a Quito (Ecuador). Más tarde, esta presencia se fue ampliando a Brasil (1.911); República Dominicana (1.955); Perú (1.938); Argentina (1.948); Chile (1.950); Guatemala (1.955); Nicaragua, Colombia y Venezuela (1.967).

El fundador, padre Julio Chevalier, habiendo reunido a su alrededor un grupo entusiasta de seguidores, llamó la atención de sus discípulos sobre lo que él denominaba «el mal moderno». Para explicar este pensamiento, estaban los innumerables seres humanos que, engañados por seductores sin conciencia, fracasaban tristemente en la vida, perdiendo hasta los vestigios de su educación cristiana. Para estos desventurados contaba el padre Chevalier encontrar esperanza y salvación cerca del corazón de Jesús. Tanto él como sus compañeros querían hacerse los mensajeros y heraldos de este Corazón. Esta es la razón por la que tomaron el nombre de Misioneros del Sagrado Corazón. Muy pronto, los Misioneros del Sagrado Corazón se fueron extendiendo por todos los continentes, Asia, con las Misiones de Papúa y Nueva Guinea. Aquí, la II Guerra Mundial vino a cortar su empuje terminando en un horrible desastre. La ruina fue absoluta. Las actividades misioneras, todas sin excepción, fueron paralizadas. Los misioneros, padres, hermanos coadjutores, hermanas, de cualquier nacionalidad, fueron encerrados en campos de concentración japoneses. Una cuarentena de hermanos de la congregación encontraron la muerte en trágicas circunstancias. Una vez finalizada la contienda, los padres que habían sobrevivido, reemprendieron la labor con todas sus energías y gracias a los subsidios norteamericanos fueron reconstruidos todos los edificios de la Misión. Gracias a su labor, hoy prácticamente no se encuentran paganos entre los indígenas de Rabaul. Misioneros en Papuasia, en Australia, en Indonesia, en Filipinas y en todas partes combinando la labor de apostolado con la preocupación por la enseñanza de los indígenas más atrasados y la curación de enfermedades a través de los pequeños hospitales. En Africa: Zaire, Senegal, Africa del Sur y el Camerún.

PASIONISTAS

·La Congregación de RR. PP. Pasionistas tuvo su fundador en San Pablo de La Cruz, nacido en 1.694 y fallecido 1.775. Su fin específico se basa en anunciar el Evangelio de la Pasión mediante la vida y el apostolado. Editan una denominada Hoja Mensual, en cuyo número 375, de abril de 1.987, publica un artículo titulado «El rostro de Cristo», del Consejo Episcopal Latinoamericano, que, por su indudable interés y porque constituye el pensamiento pasionista entendemos merecedor de ser reproducido: «La situación de extrema pobreza generalizada adquiere en la vida real rostros muy concretos en los que deberíamos reconocer los rasgos sufrientes de Cristo el Señor, que nos cuestiona e interpreta: Rostros de niños golpeados por la pobreza antes de nacer, por obstaculizar sus posibilidades de realizarse a causa de deficiencias mentales o corporales irreparables, los niños vagabundos y explotados de nuestras ciudades, fruto de la pobreza y desorganización moral familiar.

Rostros de jóvenes desorientados por no encontrar su lugar en la sociedad; frustados en zonas rurales y urbanas marginales, por falta de oportunidades y ocupación. Rostros de indígenas, y de afroamericanos, que viviendo marginados y en situaciones infrahumanas, pueden ser considerados los más pobres entre los pobres. Rostros de campesinos que viven relegados, a veces privados de tierra, en situación de dependencia interna y externa, sometidos a sistemas de comercialización que los explotan. Rostros de obreros, mal retribuidos, con dificultades para organizarse y defender sus derechos. Rostros de subempleados y desempleados, despedidos por las duras exigencias de crisis económicas y muchas veces de modelos de desarrollo que someten a los trabajadores y sus familias a fríos cálculos económicos. Rostros de marginados y hacinados humanos, con el doble impacto de la carencia de bienes materiales frente a la ostentación de la riqueza de otros sectores sociales. Rostros de ancianos, cada vez más numerosos, frecuentemente marginados de la sociedad del progreso que prescinde de las personas que no producen.» Este es el estado de cosas que los Pasionistas quisieran ver cambiada.

MONTESA

La Orden de Montesa fue creada por una bula Papal de fecha 10 de junio de 1.317, vísperas del apóstol San Bernabé, que empieza con las siguientes palabras: «Pia Matris Ecclesia cura, de fidelium salute solicita», pero el verdadero fundador y creador de la orden fue el rey don Jaime II, de Aragón, quien les cedió el castillo de Montesa, enclavado en territorio valenciano, frontera con los sarracenos de aquella parte. Y de allí habrían de partir los caballeros de la Orden que se denominó de Santa María de Montesa.

Pero las dificultades no fueron pocas. Los jueces ejecutores, de la bula pontificia, iban dando largas al asunto, motivados por sus particulares intereses que les hacían caer en continuas discrepancias. Y es que había una gran dificultad: según la bula de fundación, era al Maestre de Calatrava a quien le correspondía la creación de la nueva Orden y el armar caballeros y hacer vestir el hábito a los caballeros montesanos. El rey don Jaime, con tiempo, había escrito al Maestre calatravo para que apresurara su acción, pero este que hacía muy poco caso a su rey natural, que era el de Castilla, y muchísimo menos a otro monarca extraño, como era el de Aragón, ni se dignó contestar a aquellas cartas. Tornó a escribir el rey y tampoco obtuvo contestación, lo que no debía extrañarle porque el Papa también se había dirigido al Maestre de Calatrava sin que este se dignara darle una respuesta. El rey se dirigió al Papa para que apremiara al desobediente calatravo. El Pontífice pasó el encargo al arzobispo de Valencia y a este prelado le sucedió exactamente lo mismo cuando trató de comunicarse con el Maestre de Calatrava.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies