Category Archives: Órdenes religiosas y militares

LOURDES

·Esteban Modesto Glorieux, fundó esta congregación, el 25 de noviembre de 1.830, en Ronse, (Bélgica). Los fines específicos de esta Orden son la enseñanza en general, hospitalaria, siquiátrica, educación de huérfanos y delincuentes y es Congregación de Derecho Pontificio. Su Casa Central se encuentra en Astorga, (León), constituida por el Colegio de Santa María Madre de la Iglesia. Esta congregación es de carácter laical. En lo que respecta a su Fundador, el padre Esteban Modesto Glorieux, fue sacerdote de la ciudad de Gante nacido en el año 1.802 y fallecido en 1.872. La niñez del Fundador en nada se diferencia de la de otros niños de su edad. No obstante, ya desde temprana edad, mostró ciertas características que hacían predecir en él al hombre predestinado a una obra fuera de lo corriente. Era serio, meditaba profundamente antes de emitir un juicio y aplicado al estudio.

JESUITAS

·Fundada por San Ignacio de Loyola el 27 de septiembre de 1.540, en Roma. La Compañía de Jesús, aunque aprobada por la Santa Sede en el año 1.540, tiene su origen remontándose a 1.534 y su primera aprobación, fue otorgada por el Papa Paulo III, en 1.539. Desde su principio su finalidad es la acción apostólica. Emiten los tres votos religiosos, simples y perpetuos, y el voto especial de los profesos al Romano Pontífice, en materia de misiones. La historia de la Compañía de Jesús, se divide en dos grandes períodos separados por su extinción (1.773) y su posterior restauración (1.814). Apenas fundada, su acción abarcó todos los campos de la vida religiosa, lo que la constituyó en el prototipo de la Contrarreforma.

MARIANISTAS

En la historia marianista existe un hombre: El padre Guillermo José Chaminade, el Fundador. El Padre Chaminade nació en un pueblecito de Francia, cerca de la ciudad de Burdeos, en el año 1.791. Fue el último de trece hermanos. Su familia vivía del trabajo consistente en la propiedad de un pequeño comercio de telas. Cierto que Guillermo no conoció el hambre, pero tampoco su infancia se desarrolló entre el lujo y la opulencia. Fue creciendo en un hogar en el que el respeto, el trabajo y la fe eran ingredientes normales, tan naturales para todos como el pan que los reunía en torno a la mesa o el sol que iluminaba todas las mañanas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies