Maldonado

Escrito por | En Listado de apellidos, M | El 07-12-2010

maldonado 229x300 Maldonado
Que significa el apellido Maldonado
Se orienta su procedencia al noble linaje gallego de los Aldana que tuvieron casa en diversas partes de Galicia. Los antecedentes situan al primero que utilizó el apellido Maldonado a un caballero llamado Hernán Pérez de Aldana. De su matrimonio tuvo cinco hijos que fueron los encargados de ir trasmitiendo a sus descendientes el apellido. Con el tiempo, se fue extendiendo por toda la península, con preferencia en León y Salamanca. Su nobleza quedó probada en las órdenes Mililitares de Santiago y Calatrava. Una familia Maldonado se trasladó a América extendiéndose por el continente, sobre todo, por Méjico y a ella perteneció Francisco Maldonado de Mendoza, Almirante del Mar de las Indias.

Armas: En campo de gules, cinco flores de lis de oro, puestas en sotuer.

¿Te gustaria tener el escudo de tu apellido y enmarcarlo?. Haz click en la imagen y consigue gratis tu apellido para imprimir

Comentarios (7)

  1. Muy interesante por demas y solicito me envien informacion adicional
    del apellido Maldonado especialmente de como Llegaron a Puerto Rico.

  2. Demasiado Interesante pero necesito mas informacion ya que me interesa mucho de donde viene mi apellido ya que de mi padre y ni de la familia de el no supe nada hasta ahora que tengo 21 años… gracas… quiero saber todo como llegaron a Chile…

  3. tengo el gran privilegio de llevar este hermoso apellido

  4. me parece muy bueno e interesante todo pero me gustaría saber cual de las imágenes del escudo es la ultima utilizada

  5. Procede este apellido del antiguo y noble linaje gallego de Aldana. El linaje de Aldana procede de Teodorico, Rey de los ostrogodos de Italia.
    SUS ARMAS. Los Maldonado han usado siempre las armas que el Rey de Francia concedió a su progenitor después del desafío con el Duque de Aquitania, tal como se narra abajo. De gules, con cinco flores de lis de oro, puestas en sotuer.
    Tedodorico vino a gobernar España en torno al 507, durante la menor edad de su nieto el futuro rey visigodo Amalarico, hijo de Alarico II y de la esposa de éste llamada Teodegonda, que era hija natural del citado Tedodorico.
    Tedodorico dejó dos hijos en España. Uno de ellos fue Severiano, duque de Cartagena, casado con doña Teodora. El otro, que se llamó Suero, hizo su asiento en Galicia y fundó en ella el solar de la casa Aldana, a una jornada de la ciudad de Santiago de Compostela.
    Otra versión dice que la familia Aldana tuvo su origen en el Rey Ariamiro o Artamiro, octavo monarca de los suevos de galicia en el año de 517.
    EN MADERUELO: En la iglesia de Santa María de Maderuelo se encuentra una sepultura cuya inscripción dice “Aquí yaze el noble caballero Hernando Maldonado…” Buscando en la referida enciclopedia se encuentra una casa de los Maldonado que radicó en Ayllón y emparentaron con los Vellosillo, de los que uno está enterrado en la iglesia de Duratón.
    Dentro de los Aldana hay que saltar hasta Hernán Pérez de Aldana, según unos, o Nuño Pérez de Aldana, según otros, el fundador del apellido Maldonado. Éste fue señor de esta casa y de otras muchas posesiones, y no vivió, como algunos autores afirman, en los tiempos del Rey Don Alonso el Magno, sino en el reinado de Don Fernando II de León, alcanzando también el de su sobrino Alfonso VIII. Precisamente en los tiempos de éste último Monarca fue cuando le acaeció el episodio que dio motivo para que cambiase por el de Maldonado, y fuese el fundador de este linaje. Lo referiremos ajustándonos a la forma en que lo hacen las crónicas antiguas:
    “Habiendo caído gravemente enfermo, se encomendó a Nuestra Señora de Monserrat, prometiendo visitarla si le devolvía la salud, y apenas mejoró un tanto, se puso en camino desde Galicia hacia las ásperas montañas de Cataluña. Con el cansancio y las molestias de tan largo viaje se recrudeció su dolencia, de modo que fue preciso ponerle una cama en uno de los ángulos de la iglesia para que pudiera hacer la novena que había ofrecido. Llegada la fiesta de la Natividad de la Virgen, el 8 de Septiembre, se llenó por completo el templo de fieles deseosos de presenciar las ceremonias litúrgicas. Uno de los peregrinos, llamado Guillermo, Duque de Normandía, sobrino del Rey Felipe de Francia, no hallando otro lugar mas despejado de gentes en toda la iglesia que aquel donde estaba la cama del mencionado D. Hernán o Nuño Pérez de Aldana, se permitió la libertad de ponerse de pie en ella para ver mejor las ceremonias; y agraviado D. Hernán, tanto por la molestia que le causaba el Duque como por su falta de atención, le dijo:
    - Ruégoos, en cortesía, caballero, busquéis otro sitio en que mejor podáis estar, que vuestros pies me incomodan
    A lo que contestó el Duque Guillermo con altanería:
    - No te incomodaran si supieses quien soy.
    Replicándole el enfermo:
    - Tu también, si me conocieses, me hicieras más cortesía.
    Pero, lejos de ceder, volvió a contestarle el Duque:
    -No me des ocasión para que ponga los pies de modo que los sientas.
    Estas palabras acabaron de agraviar al de Aldana, y lleno de indignación, replicó al Duque:
    -Prométoos que si esta Señora, a cuya devoción vine, me escapa de lo que padezco, iré a tomar enmienda de la injuria recibida en su casa
    Pero escarneciendo el Duque la amenaza, la desechó riéndose.
    Sanó el de Aldana y convocó a sus más principales parientes, manifestándoles su desafío y queja. Todos ofrecieron asistirle, arriesgando sus vidas y gastando sus haciendas, y acordaron dar cuenta al Rey Don Alonso, que se hallaba en Burgos, a donde fueron a pedir amparo. Enterada aquella Majestad ofreció su favor, enviando Embajador al Rey de Francia para que le asegurase que Hernán Pérez de Aldana era tan principal caballero, que podía desafiar a otro cualquiera de los de Francia, sin exceptuar ninguno por preeminente que fuese, y que bajo su amparo no permitiese se le hiciera superchería.
    Puesto todo por obra, fue recibido Hernán y sus parientes con benigno agrado del Rey Felipe, y reunidos los Grandes de Francia se refirió el suceso. El Duque Guillermo pidió perdón; mas Hernán propuso se postrase en castigo de su ignorancia y consintiera le pusiese los pies encima; el Duque no consintió, y Hernán suplicó al Rey terminase su querella por desafío, señalando armas y día y asegurando el campo, pues era extranjero y estaba en su reino; el Rey guardó justicia.
    Llegó el día señalado, y ambos caballeros concurrieron en sus caballos a la brida, con arneses blancos, lanzas de armas, porras, espadas y dagas, usando por timbre Hernán Pérez de Aldana el lema Ave María, y llevando en su escudo las armas de Aldana, que eran dos lobos de púrpura en campo dorado. Puestos así en la estacada, se arremetieron rompiendo lanzas, por lo que usaron las porras, dándose recios golpes, de los que salió herido en la cabeza el Duque, que cayó al suelo. Saltó entonces Hernán de su caballo, a desenlazarle el yelmo para cortarle la cabeza, a cuyo tiempo el Rey arrojó el cetro, y los fieles del campo se interpusieron para estorbarlo, de lo que dio Hernán quejas a su Majestad, que le dijo bastaba lo hecho; que si el Duque moría quedaba vengado y si escapaba se obligaba como Rey a darle satisfacción a su agrado. Mejorado el duque pidió Hernán el cumplimiento de lo prometido, y se le dijo pidiese lo que quería; y juntos los altos hombres de la Corte y ratificado el Rey en su ofrecimiento por tres veces, dijo Hernán:
    - Señor; te pido que como traes tres flores de lis por armas, me otorgues que yo pueda traer cinco.
    Disgustóle al Rey Felipe la pretensión, y ofrecióle en cambio riquezas y otras mercedes, pero el de Aldana contestó que no había ido a Francia a por riquezas, sino a por su honor, y que de no cumplir el Rey su promesa, se volvería quejoso, no ya del Duque, sino del mismo Monarca. El Rey entonces le contestó:
    - Yo te las doy, si bien maldonadas; es decir, contra mi voluntad.”
    Desde entonces Hernán o Nuño Pérez de Aldana mudó este último apellido por el de Maldonado, tomándolo de la frase del Rey Felipe, maldonadas, y comenzó a ostentar por armas las flores de lis. Sus descendientes directos conservaron el apellido Maldonado; pero los parientes laterales siguieron apellidándose Aldana y usando las armas primitivas de este linaje

  6. Muy interesante me gustaría saber quien trajo el apellido MALDONADO a Colombia..

  7. hola muy interesante esta historia, mi bisabuela era española luego vino a vivir a dominicana, pero no se bn como ella llego, si tiene información de como llegaron los maldonados a Rep dom y de cuales fueron sus nombre slo agradeceria, solo se que esta se caso con alguien apellido Reynoso, y de alli salió mi abuela, Leonidas Reynoso Maldonado

Post a comment