Olivan


Que significa el apellido Olivan
Hay dos familias distintas de este apellido; una aragonesa, originaria del lugar de Oliván (cuyo nombre tomó), del partido judicial de Huesca, y otra riojana, procedente de la aldea de Oliván (cuyo nombre también tomó), del partido judicial de Arenado. Nos encontramos,por tanto, ante un apellido de los denominados toponímicos o de lugar. Los apellidos de esta clase, son los tomados de los lugares donde habitaron los progenitores del linaje, o bien de donde procedían o incluso de los terrenos a que estaban ligados por derecho de propiedad o alquiler. Lo cierto es que los que llevan un apellido toponímico, poseen antepasados que guardaban una relación con el lugar a que el apellido se refiere, y no necesariamente todos los apellidados igual provienen de la misma rama troncal. Como construcción normal, estos nombres debían llevar la preposición DE intercalada entre el nombre de bautismo o “prenomen” y el de lugar. Así era natural que una persona que procediera de Solsona se llamase “Sr. tal de Solsona”. Pero las construcciones del lenguaje hablado tienden a simplificarse cuando no son necesarias, y no siendo en realidad útil la preposición DE, llegó a suprimirse en muchos casos con el paso del tiempo. Se dan ocasiones en que componentes de un mismo linaje (según hemos observado en algunos árboles genealógicos) se encuentran documentados con DE y en otras sin ella, indistintamente. Del solar del lugar aragonés de Oliván, procedieron las ramas que crearon nuevas casas en el lugar de Javierre del Obispo, del Ayuntamiento de Oliván; en el de Aso de Sobremonte, del partido de Jaca, y en el de Castejón de Valdejasa, que pertenece al partido judicial de Egea de los Caballeros, en la provincia de Zaragoza.

Los Oliván Riojanos pasaron a Navarra, siendo reconocidos en su hidalguía por los Tribunales de aquel reino. La rama aragonesa establecida en el lugar de Javierre del Obispo, levantó su casal en la calle de la Calzada, con oratorio y escudo en la puerta. Por el año de 1620 pertenecía a ese casal: I. Antonio Félix Oliván u Olibán, que casó con doña Ana María de Cenarbe, de la que tuvo a II. Antonio Félix Oliván Cenarbe, que casó con doña Ana Orosia López, y fueron padres de III. Blasco Oliván López, que contrajo matrimonio con doña Isabel Urries, naciendo de esta unión 1º. Valentín Oliván y Urries. 2º. José Antonio Oliván y Urries. 3º. Vicente Oliván y Urries. 4º. Blas Oliván y Urries, y 5º. María Orosia Oliván y Urries. Estos Oliván obtuvieron firma de infanzonía en 1645. En 14 de marzo de 1723 ganó Real provisión de emplazamiento Antonio Olibán, de Javierre. En el legajo donde está el proceso en la Audiencia de Zaragoza, hay otra provisión de emplazamiento ganada por Jorge Olibán, de Javierre, hermano del anterior e infanzón en 19 de julio de 1774. De la rama que moró en el lugar de Aso de Sobremonte, del partido judicial de Jaca, fue descendiente I. Baltasar Oliván, natural de Aso de Sobremonte y Señor de Estarruas, que casó con doña Ana Orosia de Garasa, natural de Lores de Guarga, de la que tuvo a II. José Oliván Garasa, natural de Aso de Sobremonte, que contrajo matrimonio con doña Ana Orosia de Lope, natural del lugar de Escarriella, del partido de Jaca (hija de Antonio Esteban de Lope, natural de Escarrilla, y de doña Orosia Isabel Aznar, natural del lugar de Gavin, también perteneciente al partido de Jaca), naciendo de esa unión III. Francisco Oliván y Lope, natural de Aso de Sobremonte, que efectuó su enlace con doña Antonia Borruel de Viu, natural de Fanlo, y de doña Ana de Viu, natural de la villa de Torla, del partido de Boltaña; nieta paterna de Miguel Borruel y de doña María Ana de Portolas y Bergua, naturales de Fanlo, y nieta materna de Pedro de Viu, natural de Torla, y de doña Teresa Lascort, natural de Labuerda, lugar también del partido de Boltaña. Los mencionados esposos don Francisco Oliván y de doña Antonia Borruel fueron padres de IV. Alejandro Oliván y Borruel, natural de Aso de Sobremonte, Secretario de la Sección de Indias del Consejo Real y Caballero de la Orden de Carlos III, en la que ingresó el 1 de octubre de 1835. Este Alejandro hizo sus estudios en el célebre Colegio de Sorèze (Francia), y cuando se disponía a entrar en una Facultad le sorprendió el levantamiento general de España contra los franceses, alistándose en el ejército en el que se le concedió el grado de alférez de artillería. Fue después empleado del ministerio de la Guerra y comenzó a darse a conocer como literato, colaborando en diferentes periódicos. Los acontecimientos de 1823 le obligaron a emigrar a Francia, donde permaneció muy poco, pues llevado de su amor a la patria quiso regresar a España y fue detenido y encerrado en la cárcel de Zaragoza (1825). Por aquella época aprendió el griego y el latín y en 1828 embarcó para la Habana, donde recibió la comisión de estudiar los procedimientos de fabricación y refinación del azúcar, con cuyo motivo visitó las principales manufacturas de Europa, publicando a su regreso a Cuba dos interesantes memorias. Más adelante volvió a Madrid y fue nombrado secretario de la comisión encargada de mejorar la enseñanza, desempeñando el mismo cargo en la sección de Indias del Real Consejo. Al restablecerse el sistema constitucional fue elegido diputado por Huesca, en 1836 desempeñó la subsecretaría del ministerio de la Gobernación, llevó a cabo importantes campañas en el Parlamento, hubo de huir de España cuando la revolución de la Granja, se vió de nuevo obligado a expatriarse, volvió a España en 1843 y fue nombrado ministro de Marina en 1847. Fue, además, senador, presidente del Ateneo de Madrid, académico de la de la Lengua, de la de San Fernándo y de la Ciencias Morales y Políticas, y presidente del Consejo Superior de Agricultura, del de Instrucción pública, de la Junta Consultiva de la Moneda y de la Comisión permanente de pesas y medidas. Había fundado y dirigido el periódico El Orden. La anteriormente citada Orden de Caballería de Carlos III, fue fundada en España por el rey don Carlos III en 1771, para premiar a quienes se distinguieran por su mérito personal o por su amor al rey. Suprimida en 1931 por la Segunda República, fue repuesta después de la guerra civil de 1936-1939. Por el año de 1600 pertenecía al casal de la rama de Oliván, radicada en el lugar de Castejón de Valdejasa, del partido judicial de Egea de los Caballeros, en la provincia de Zaragoza I. José Oliván, marido de doña Gracia Bernad, de la que tuvo a 1º. Pedro Oliván Bernad, que sigue, y 2º. Domingo Oliván Bernad. II. Pedro Oliván Bernad efectuó su enlace con con doña Gracia Francés, y tuvieron estos hijos 1º. José Oliván Francés, que sigue. 2º. Pedro Oliván Francés, que contrajo matrimonio con doña Gracia Vizconde, naciendo de esta unión a) Pedro Oliván Vizconde, y b) Francisco Oliván Vizconde, y 3º. Domingo Oliván Francés, que casó con doña Francisca Lobera, y fueron padres de a) José Oliván Lobera, y b) Antonio Oliván Lobera. III. José Oliván Francés, nació el 25 de abril de 1627 y tuvo por esposa a doña Orosia Estaled, que le hizo padre de 1º. José Oliván Estaled, que sigue, y 2º. Miguel Oliván Estaled, que nació el 14 de febrero de 1661 y casó con doña María Arjol Ulleta, naciendo de este enlace: a) José Calixto Oliván Arjol, que vino al mundo el 13 de octubre de 1700. Casó con doña Isabel Santa Cruz, de la que tuvo a José Joaquín Oliván Santa Cruz, nacido el 1 de julio de 1728, esposo de doña Joaquina Varón, y ambos padres de María Manuela Oliván y Varón, nacida el 8 de enero de 1750; Tomasa Manuela Oliván y Varón, nacida el 22 de diciembre de 1761; José Manuel Oliván y Varón, nacido el 21 de julio de 1764, y Marco Pascual Oliván y Varón, y b) María Josefa Oliván Arjol, nacida el 5 de mayo de 1718. IV. José Oliván Estaled, contrajo matrimonio con doña María Ulleta, y procrearon a V. Francisco Oliván Ulleta, esposo de doña Josefa Lezcano, y ambos padres de 1º. Matías Oliván Lezcano, y 2º. José Oliván Lezcano. Estos dos hermanos, vecinos de Castejón de Valdejasa, ganaron sentencia de infanzonía, dada por la Real Audiencia de Zaragoza, el 27 de diciembre de 1766. Así consta en el Indice de los Procesos de Infanzonía conservados en el Archivo Histórico de la Real Audiencia de Aragón. Las infanzonías eran “Procesos de firma”. En efecto, para demostrar en Aragón la posesión de nobleza o infanzonía, hacía falta ganar el correspondiente “juicio de firma”. Mediante este proceso obtenía el “firmante” (de ahí la denominación del pleito) sentencia a su favor para que nadie le molestase o turbase en el disfrute de las inmunidades y privilegios inherentes a su condición de Infanzón o Hijodalgo. En el Archivo General Militar de Segovia, se conservan numerosos expedientes personales de portadores del apellido que estudiamos. Son, entre otros, los siguientes: – Luis Oliván, que ingresó en el cuerpo de Guardias Reales en el año 1805. Fue calificado entonces como “noble”, y – José Oliván Olana, que ingresó en Infantería hacia el año 1840. El interés genealógico, heráldico y nobiliario del Archivo de Segovia es enorme. En las Hojas de Servicios se consigna una brevísima pero exacta biografía de cada Oficial. En el aspecto nobiliario el Archivo de Segovia reviste notabilísima trascendencia, por figurar hasta el año 1836, la calidad en las Hojas de Servicios de los militares y ser esta prueba estimada como un acto positivo de nobleza. Aún hay otra fisonomía importantísima y muy poco conocida en esta Sección de Expedientes Personales del Archivo de Segovia: la referente a todos los expedientes que allí existen pertenecientes a naturales, residenciados y posteriormente vinculados con los antiguos dominios de la Corona de España. No sólo nos referimos a quienes, de origen hispano, fueron fundadores de los diferentes Estados que integran Hispanoamérica o Filipinas, sino también a quienes, naturales de otras naciones europeas, quedaron indisolublemente adscritos a nuestra Patria, al prestar sus servicios en los Reales Ejércitos Españoles. De éstos, unos regresaron a sus países, otros se avecindaron definitivamente en el nuestro, dando origen a las ramas españolas de su familia.

A todo lo que antecede hay que sumarle un nuevo interés. Una buena proporción de los expedientes, corresponde a diplomáticos, abogados, políticos, médicos y otras varias actividades sociales que, por infinidad de circunstancias, se relacionan con el Ejército, quedando en el Archivo constancia efectiva de su existencia. En otro índice de expedientes, el de los referidos a cuestiones de viudedad y orfandad de funcionarios públicos, del período comprendido entre 1763 y 1872, se cita a los siguientes Oliván: – Sebastián Oliván, dependiente de resguardo, y – Valentín Oliván Ruiz, fiel alfolí. Estos expedientes suelen estar constituidos por la siguiente documentación: instancia de la viuda solicitando la pensión, partida de matrimonio, partida de defunción del funcionario, partidas de nacimiento, y en su caso de defunción, de los hijos, documentos justificativos de los servicios y méritos del funcionario. En ocasiones se ha incluído en estos expedientes la documentación, más o menos completa, de expedientes anteriores de jubilación. Dicha documentación está a disposición de quien le interese en el Archivo Central y Biblioteca del Ministerio de Hacienda. Armas La generalidad de los heraldistas asignan a los Oliván aragoneses estas armas: De gules, con una banda de plata. Este blasón lo acrecentaron los Oliván de los casales sitos en los pueblos de Javierre del Obispo, Aso de Sobremonte y Castejón de Valdejasa, en la siguiente forma: escudoartido: 1º de gules, con una banda de oro (en vez de plata, que es el metal que tiene la banda del anterior escudo), y 2º también de gules, con un olivo al natural. Así están pintadas en las ejecutorias de infanzonía que ganaron los Oliván de dichos pueblos. En la descripción que en una de ellas se hace del citado escudo, se halla invertido el orden de los cuarteles. Probablemente el que la escribió, teniendo a la vista el dibujo, tomó por mano derecha de éste, la suya propia. Ese mismo blasón está pintado en un cuadro que hay en la antesala del casal de Javierre del Obispo; en el remate de dos altares que, con sus capillas, han sido y son propiedad de dicha casa y familia en la parroquia del mencionado pueblo; en las sepulturas propias que los Oliván poseen en la misma iglesia, y en otras capillas. Algunos Oliván de Aso de Sobremonte, usaron este otro blasón: – En azur, una banda, de oro, acompañada de dos olivos al natural. Bordura de gules. (Así lo describe don Vicente de Cadenas y Vicent, en su “Repertorio de Blasones de la Comunidad Hispánica”. ) Los de Castilla y radicados en Madrid: en campo de plata, dos puntas de dardo puestas en faja, de sable. Los Oliván de Navarra, originarios de la Rioja, trajeron según una ejecutoria de 1664: De gules, con una lanza de plata con su hierro; cortado de azur, con un lebrel de su color, con collar de gules. Otros: En plata, un casco, en su color, con plumas de colores Otros: En plata, un árbol, de sinople, con dos leones, de oro, alzados a su tronco y cargada su copa de una caldera, de sable. Por último, una familia Oliván originaria de Castilla y radicada en Madrid, usaba: En plata, dos puntas de dardo, puestas en faja, de sable. No nos debe extrañar que exista más de un escudo, pues hay que puntualizar que no son escudos de apellidos, sino de familias y aunque un escudo de familia antiguo es representativo para muchos de los que en la actualidad llevan ese apellido, se da en bastantes ocasiones la circunstancia de que otra familia descendiente de la anterior, pero alejada en el tiempo, adopta otro escudo de armas diferente o altera el existente.

¿Te gustaria tener el escudo de tu apellido y enmarcarlo?. Haz click en la imagen y consigue gratis tu apellido para imprimir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies