Ronda

De púrpura, en el centro el arco y las flechas, de plata, acostado por las columnas de Hércules; yugo de plata, en el jefe; en punta una inscripción latina.

Ronda debido a su situación geográfica tiene una extensa historia que contar, son muchos los pueblos que han habitado en ella a lo largo del tiempo; cada uno de ellos ha dejado una muestra de su cultura y vida.

Ya en la Prehistoria Ronda estaba habitada, muestra de ello son los restos encontrados en el Valle del Genal y del Guadiaro, en la Cueva de la Pileta (Benaoján) donde vemos restos de pinturas rupestres, restos humanos y útiles que datan desde el Paleolítico Superior hasta el Neolítico.

La ciudad de Ronda como tal tuvo sus orígenes con los Celtas que la llamaron Arunda hacia el siglo VI ante de Cristo se mezclaron con los pueblos íberos y sometieron a otros pueblos de la época llegando a ocupar todo el territorio rondeño.

Más tarde llegaron los Fenicios encontraron una aldea íbera cercana a Arunda, la ocuparon y la llamaron Acinipo, se convirtió en un importante enclave situado entre Málaga y Cádiz también colonias fenicias.

Tras la batalla de Alalia (535 a. de J.) los griegos conquistan la colonia fenicia denominándola Runda. Durante el período Cartaginés nuestras poblaciones cuidaron y alimentaron a los cartagineses en su lucha contra griegos y romanos durante tres siglos.

Los romanos luchan en la península y tras la II Guerra Púnica expulsan a los cartagineses empieza a haber cambios sociales, políticos y económicos en la Serranía; en el año 197 a. de J. Ronda se convirtió en una de las 29 ciudades más importantes del imperio en el territorio bético así como Acinipo cuyos habitantes llagaron a tener los mismos privilegios que los ciudadanos del imperio en Roma. Se levanta el castillo de Laurus como símbolo estratégico de defensa.

Durante todo este tiempo Arunda y Acinipo son testigos de las luchas, incursiones, idas y venidas de los Romanos y los pueblos enemigos de éstos, sobre todo las tribus celtíberas y los hispanos cuyos favores y alianzas eran codiciados por los dirigentes romanos en la ciudad entre ellos Sertorio y Pompeyo los cuales entran en lucha , Sertorio destruye Arunda y levanta una nueva ciudad unificando toda hispania, en lenguaje, comercio y desarrollo. Arunda se alimentó de las costumbres y manifestaciones de los romanos hasta la llegada de pueblos invasores como los Suevos, Vándalos y Alanos que destruyen y saquean tanto Arunda como Acinipo más tarde lo harían los visigodos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies